Bosque comestible

Se forma el proyecto del bosque comestible con el objetivo principal de crear un espacio de experimentación social, rural y medioambiental con el apoyo cooperativo, el cual nos aporte alimentos saludables y accesibles, educación, interacción social y soberanía alimentaria entre otros beneficios.

Un bosque comestible es un huerto que imita la estructura de un bosque natural joven, utilizando plantas que directa o indirectamente benefician a las personas, normalmente son plantas comestibles.

Puede estar formado por árboles grandes, árboles pequeños, arbustos, hierbas perennes, cultivos de raíz, enredaderas, hongos y cultivos anuales, todas estas especies están plantadas de una manera en que se maximizan las interacciones positivas y se minimizan las interacciones negativas, en este sistema, la fertilidad del suelo se mantiene sobre todo por las mismas plantas y el reciclaje de la cosecha.

La mayoría de las plantas que utiliza un bosque comestible son plantas perennes y multipropósito, que pueden tener una función o un producto principal pero normalmente también tienen otros usos. Estas plantas están bastante mezcladas entre sí, es decir, forman policultivos, existiendo pocas áreas con una sola especie, y cada especie crece cerca de muchas otras de una manera que se benefician mutuamente.

Un bosque comestible es un ecosistema de plantas útiles (y quizá animales también) cuidadosamente diseñado y mantenido, que nos proporciona comida en abundancia mientras mantiene los beneficios de un sistema natural. La fertilidad de un bosque comestible se mantiene fácilmente gracias al uso de plantas fijadoras de nitrógeno, plantas productoras de biomasa y otras plantas particularmente buenas en extraer nutrientes del subsuelo, y también por el efectivo reciclaje de nutrientes que se desarrolla en un sistema que se asemeja a un bosque.

El suelo se mantiene en una excelente condición, pues siempre está cubierto por plantas, y la salud del sistema se logra con el uso de plantas que atraen depredadores de plagas, y plantas que reducen los problemas de enfermedades. Como vemos, la diversidad es muy importante: una alta diversidad casi siempre incrementa la salud del ecosistema.

El bosque está en la finca de Can Pulit, en Sant Carles. El lugar ha sido cedido tras haber acordado que el 10% quedará para los dueños y los mayorales del terreno.

Si te apetece involúcrarte de algún modo, Albert, coordinador del grupo de trabajo, recibe peticiones para participar, visitar el lugar o realizar aportaciones al proyecto.

Coordinador: Albert

mail:        bosquecomestible@cieivissa.org